Otrotango

diciembre 4, 2010

Creo que raramente se puede encontrar como en el tango una disociación tan llamativa entre un estilo musical y su mismo baile. Quizás sea por su fuerte carácter en ambas partes, que de alguna forma aísla músicos y bailarines a través de necesidades diferentes, vínculos diferentes, y  hasta lenguajes diferentes. Ya se sabe, quien toca no baila, en general. Y porqué? El tango-música evoluciona bastante rápido, aunque sus instrumentistas puedan ser tal vez un pelín elitistas. Por lo menos es suficientemente abierto al experimento, en busca de caminos de expresión. El tango-baile evoluciona más lento, largos periodos estáticos, resistencia y sobre todo desconfianza hacia el cambio, anclado al pasado y sobre todo siempre nostálgico de aquél pasado. En la música éste pasado es orgullo de las fuertes raíces para seguir adelante, en el baile es constante referencia para poder volver atrás, aunque sea solo con el recuerdo. Con todas las excepciones, sobre todo a ciertos niveles profesionales. Seguro hay una componente generacional: muchos músicos son jóvenes, mientras que en las milongas populares la pirámide demográfica tiene evidentemente otra estructura. Hay también una componente diferente de preparación profesional: el nivel para subir al escenario se alcanza solo a través de un largo y difícil recorrido de estudio, mientras que para bailar en una milonga es suficiente una inversión mínima. Esto genera una separación cultural muy fuerte entre pocos profesionales que dedican al tango su vida (sobre todo músicos, de carrera) y una multitud inmensa de apasionados admiradores que solo piden pasar un buen rato (sobre todo bailarines, aficionados). Por supuesto, siendo los primeros muchos menos que los segundos, y siendo los segundos los que pagan a los primeros, el proceso de evolución del tango evidentemente sufre una esquizofrenia entre esperanza (artística) por el nuevo y necesidad (comercial) hacia el viejo. Las palabras del tango dicen mucho sobre esta confusión histórica entre orgullo del pasado y reticencia hacia el futuro: la “guardia nueva” es algo que se desarrolló entre el 1920 y el 1940, la máxima anomalía fue Piazzolla en los sesenta, y lo que se llama “tango nuevo” seria el tango con instrumentos electrónicos introducidos en los años ochenta del siglo pasado! Vaya ambiente anacrónico … De hecho, las musicalizaciones en las milongas siguen patrones bastante estables desde sus principios, los temas “fuera de esquema” hay que presentarlos con cuidado y a gotas, y los muchos y continuos debates sobre la necesidad de apoyar el tango “nuevo” para espabilar un poco el ambiente y “quitar caspa” acaban a menudo solo con una tímida tanda arrinconada al final de la milonga, justo antes de cumplir con el ceremonial atávico de la Cumparsita final. Está claro que las alternativas las hay, desde las más sensatas hasta las más provocadoras e inútilmente extremas. Pero el tema de la multitud pagadora que transforma arte en entretenimiento queda ahí, caracterizando el tango en un sentido o, en un futuro quizás rentable, en otros más interesantes para un recorrido de evolución artística más actual.

 

6 comentarios to “Otrotango”

  1. NOCTAMBULA Says:

    “Toda expresión cultural que no evoluciona y se queda en tradición, tiende a morir”. Piazzola es un buen ejemplo en esa evolución. Yo creo que la labor del “tango nuevo” es acercar el tango a las masas, al pueblo, al oído, como lo hizo en su día por ejemplo, la rumba con el flamenco, Luis Cobos con la música clásica, Il Divo con la Ópera; pero tampoco es bueno que a cualquier música electrónica que le pongan un bandoneón lo llamen “tango nuevo”.
    Como digo esta música acerca al pueblo,al oído pero aleja a los bailarines, la mayoria es inbailable, propio de bailarines de clásico y pasa de ser un baile de pasión, de contacto, de bailarines pegados haciendose uno, a bailar por separado, cada uno por su lado.

  2. turco Says:

    Me parece interesante la reflexion
    Pero, me permito una pequeña acotación.
    Quizás habría que preguntarse, si se quiere una “evolucion”…a mi me parece que no siempre se busca eso; y mirandolo desde el puntoi de vista del baile, en el caso de buscar esa evolucion…es probable que no venga en la musica, sino en la danza misma..no sé..quizas estoy diciendo una tonteria, pero hace un tiempo contemplo la idea de que muchas veces no se busca evolucionar en el sentido en que se lo suele entender.
    En ambos “bandos” hay de todo un poco
    habria que charlarlo en la mesa de un cafe no????

    Abrazo grande y siga con el blog que está muy bueno

  3. E Bruner Says:

    Es cierto que evolución no quiere decir “cambiar por cambiar”, y coincido en reconocer que a menudo se cambia solo para refrescar un aire viciado por falta de ideas buenas! Hay muchos cambios que son forzados, solo para seguir modas o para no aburrir un publico que al final no pone mucha atención, y quiere novedades quizás solo para contrarrestar su real falta de interés … En esto se puede incluir poner un bandoneón solo para llamarlo “tango” o llamar tango algo que, contra su mismo espíritu, aleja dos bailarines. Hay muchos de estos casos, en que se olvida que “tango” no es un conjunto de pasos, sino una emoción, una cultura, un concepto, una sensación, una relación. Lamentablemente, a menudo acercar las masas quiere decir añadir estos factores de confusión, y entre aislamiento y masificación hay que buscar con dificultad situaciones intermedias. Pero al mismo tiempo creo que una evolución sea necesaria. Baile y música son expresión de nuestra cultura y nuestra sociedad. Y, que nos guste o no, cultura y sociedad evolucionan (en el sentido que cambian, no necesariamente mejoran). Así que si cultura y sociedad cambian, tienen necesariamente que cambiar sus formas de expresión. No puedo yo ser producto cultural crecido y desarrollado en cierto momento histórico, y comunicar con un lenguaje de sesenta años atrás. Acabaría al mismo tiempo intentando comunicar con un lenguaje que no conozco, y que ademas la gente no entiende! Total, creo que a veces el cambio sea una necesidad, más que un camino espontaneo … La evolución biológica nos enseña como van las cosas cuando cambia el ambiente: o uno evoluciona, o se marcha a otro lugar, o … se extingue!

  4. turco Says:

    Grande Emiliano! me gusta esto de la polemica, la confrontacion (en tanto exposicion) asi que me dispoongo, mate en mano a dar mi punto de vista, humilde por cierto…y abierto a rectificar si fuese el caso!!!!
    En lo que decís antes abarcas muchos puntos, y me gustaría concentrarme en cosas más concretas.
    Terminas tu escrito casi con una oda al Darwinismo, cosa que no comparto, en mi opinion no se puede traspolar dicha teoria a las ciencias sociales, y mucho menos aún al arte, o a las expresiones artisticas o culturales del hombre. Ya desde este punto partimos de lugares diferentes.
    Es verdad que la sociedad cambia (muy pocas veces evoluciona) y sí…al cambiar tambien cambia la manera de expresarse, sobre todo en la cultura; pero eso es algo que se dá naturalmente, y luego se puede llegar a teorizar, reglar, etc…
    Si hablamos de tango, lo verdaderamente esencial en él…pa mí, no cambia; y no cambia porque si cambiara de forma real, sería otra cosa, no sería tango…no digo ni mejor ni peor, solo que arrancaria otra cosa. Cuando cambian las raices profundas de un arte, se crea otro.
    El lenguaje, no es la esencia profunda…obviamente se adapta a nuevos tiempos.
    pero, es solo una parte…el tango fue y es musica de inmigrantes, y todo lo que conlleva esta situacion…nostalgias, sueños viejos y nuevos, empezar una nueva vida en un lugar nuevo, los conflictos del encuentro de gentes y culturas, y…pa rematar un pais que empezaba a dar sus primeros pasos…es una situacion, una coyuntura que permitió la emergencia del TANGO, quizas en otro momento surja algo como esto, ..pero sería otra cosa, una nueva coyuntura con uhna nueva expresion, que cohabitaria con el tango, el jazz, el folklore, etc
    Creo que habria que bajar las teorias de las ciencias sociales a la realidad; confrontarlas…pues se ha escrito mucho sobre Cultura y Sociedad, pero pocas que salgan del naturalismo o evolucionismo darwiniano
    perdon si me cuelgo demasiado, jajaja será la hora!!!
    Quizas me equivoque en estas apreciaciones, pero están meditadas, y quizas no tenga razon.
    un abrazo Emiliano

  5. E Bruner Says:

    La evolución cultural tiene reglas muy diferentes de la evolución biológica, ésto es cierto, no cabe duda, y se sabe bien. Pero creo que pueda ser muy útil reconocer las relaciones que tienen entre sí: a menudo la evolución cultural se desarrolla añadiendo reglas nuevas y más complejas a las reglas de la evolución biológica, que de todas formas quedan validas. Bueno, aparte de éste asunto conceptual, volvemos a la evolución del tango … Creo que una gran parte del problema se relacione con una doble función del arte: expresión y tradición. La cultura musical por un lado es expresión de vidas, de almas, y de emociones. Pero al mismo tiempo es también memoria histórica, un registro cultural muy fuerte e importante. El confín entre estos dos papeles es difuminado, y añade dificultades al momento de intentar reflexionar sobre el tema. En su papel como registro, una forma cultural tiene que estar protegida de “contaminaciones”. En su papel como expresión, debe ser capaz de dejar que la gente se exprese, pues para hacer ésto tiene que cambiar al cambiar de la gente. Claramente es un conflicto. Pero ojo, hay cambios y cambios (y aquí te aseguro que la evolución biológica enseña mucho, pero lo dejamos por otra vez …😉 ). O sea, hay cambios que cambian la estructura profunda de las ideas, cambiando las ideas mismas. Y hay cambios que se producen dentro de las reglas mismas de un concepto, moldeando el concepto pero no cambiando su estructura interior. Tú hablas de los primeros tipos de cambios, los que acaban con un concepto y utilizan parte de lo que queda para construir algo nuevo, y en éste caso estoy totalmente de acuerdo contigo. Yo hablo de los segundos, o sea de las “variaciones” que juegan con una misma idea sin llegar a destructurar esta idea, sino más bien respectando sus reglas y ofreciendo “alternativas” del mismo concepto. Creo que de todo esto saldrá un nuevo post, es muy interesante …

  6. NOCTAMBULA Says:

    ¡¡¡ QUE FROFUNDIDAD !!!
    Yo me retiro, chicos.
    Miedo me da imaginaros debatiendo sobre el sexo de los ángeles, seguro que dais con ello.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: