Instrumentos de muerte

enero 31, 2011

La música es vida, pero a menudo canta a la muerte. A veces, la toca.  Bien  podemos  imaginar que en todo pueblo la cultura de la muerte siempre haya sido una fuente de recursos para la música, emociones y sentimientos, ritos y dolores. Pero resulta quizás más interesante saber cómo la tradición de la muerte ha llegado dentro de los instrumentos mismos. La quena andina, cuenta  la leyenda del Manchay Puytu, tiene su macabra historia en el dolor de un hombre que, loco por la muerte de su amada causada por el sufrimiento de la distancia, desentierra su cuerpo y acaba perdido tocando la tibia de la mujer, para poder aún oír su voz. Otra mujer está bebiendo a un río, cuando un hombre la golpea violentamente y la mata. Su cuerpo se vuelve madera, sus brazos cuerda, su cabeza calabaza, y su alma y voz se pierden en el sonido de este instrumento, el berimbau, de probable origen africana pero hoy en día eje de la capoeria y del folclore brasileño. Si pasamos a las percusiones, el tema es todavía más fácil (pero igualmente macabro) al relacionar sonido con dientes, mandíbulas, calaveras, o cajas torácicas. La elección de las dos bóvedas craneales que forman el Damaru de los ritos budistas tiene en cuenta la edad, el sexo,  la causa de muerte, y hasta el nivel de consanguinidad de las dos personas que tendrán el honor y la responsabilidad de formar parte del tamborcito, y de generar con sus pasado las vibraciones que acompañarán la ceremonia. Vientos, cuerdas, percusiones, anatomías de cuerpos y de instrumentos, instrumentos que llevan en su misma madera el recuerdo y la desdicha, porque la cuenten, porque los muertos mismos puedan contarla. Tocar muertos para que canten, y para que griten el dolor de los vivos.

Charango!

enero 26, 2011

De los Apeninos a los Andes, pasando por la Sierra de Atapuerca … Sobre todo música andina, y folclore sudamericano. A veces un tango, por si acaso. Esto es el proyecto “Charango”. Se empieza con parque instrumental de tres guitarras, cuatro y charango, quenas y bansuri, cajón, bombo y zampoña, y voces. Y lo que haga falta, por supuesto. Huaynos, zambas, y chacareras, por el camino del indio, cantando a la luna tucumana, y recordando a quien vino de tierras lejanas para contarnos algo …

Años Marianos

enero 17, 2011

El flamenco se puede mirar desde perspectivas muy diferentes. Y al mismo tiempo desde el flamenco se puede mirar afuera por diferentes perspectivas. Y desde el flamenco otros géneros como tango, jazz, o bolero, pueden revelar matices y detalles que no se perciben desde adentro, que ofrecen formas nuevas de interpretar su expresión y su comunicación. Pueda que sea esto el caso de Mariano Mangas, que bien sentado en sus raíces de estudios flamencos viaja y se mueve en sus confines, sondeando, tanteando, mezclando lo justo y con fidelidad, por si acaso. Y en un juego de contrastes entre una mirada quieta y sutilmente pensativa, y movimientos rápidos y precisos entre combinaciones armónicas dignas de una increíble partida de ajedrez, una guitarra lleva una farruca hacia el tango de un bandoneón. Aquí un poco de este viaje acústico a través de su guitarra, en sus mismas palabras …

Cuales son los géneros musicales más interesantes en este momento para un guitarrista, y porqué?

Me gustaría hacer una reflexión acerca de lo que consideramos ‘música culta’. Creo que cometemos un error al pensar que la música culta es sólo música clásica. Toda música es producto de una cultura, entendiendo por ésta, el conjunto de ideas, creencias religiosas, ciencias, artes y costumbres que forman y caracterizan el estado social de un pueblo o de una raza. Los musicólogos ya no utilizan la denominación “música clásica”. Tampoco ningún erudito dice “música culta” (porque implicaría considerar a la música popular como “inculta”). Cultura no es el acopio de información acerca de la civilización occidental sino todo aquello que caracteriza a cualquier grupo humano. Ahora cada vez más autores utilizan los términos “música docta” o “música académica”, que les permite contraponerla al término “música popular” sin matices peyorativos. Dicho esto, en general, para un guitarrista, cualquier música culta en sí misma es interesante; la música clásica, el jazz, el flamenco, la música andina, el rock…

En que ha cambiado y evolucionado más la guitarra flamenca en los últimos años?

La guitarra flamenca, hace unas décadas, se limitaba a acompañar al cante y al baile. En la actualidad y gracias a guitarristas como Paco de Lucía, entre otros, la guitarra flamenca se pasea por los más prestigiosos escenarios del mundo, como instrumento solista, lo que ha significado un importante desarrollo a nivel técnico, interpretativo y también en lo referente a la composición. Me cuesta encontrar otra disciplina guitarrística que haya ‘sufrido’ semejante evolución en los últimos años.

Cual es un factor o un componente particularmente importante que hay que cuidar al empezar el estudio de la guitarra flamenca?

He visto muchos alumnos que han aprendido diferentes estilos del flamenco, sin conocer realmente el compás básico y el carácter de los mismos.  En su aprendizaje, asimilan los palos, casi desde un punto de vista clásico, es decir, interpretan las notas escritas en un pentagrama o han aprendido temas oralmente, sin conocer su estructura rítmico-armónica. Desde mi punto de vista, antes de afrontar un nuevo estilo o palo flamenco, debemos conocer en profundidad su compás, carácter, armonía; en definitiva, su estructura básica.

Y cual el error, conceptual o metodológico, que es mejor no hacer desde el principio?

Relativo a la pregunta anterior, el error de no ‘dominar’ la estructura rítmico-armónica antes de estudiar a fondo cada estilo, lleva al alumno a, en el futuro, tener problemas acompañando al cante y al baile así como a la hora de hacer sus propias composiciones. Tampoco podemos olvidar, que una buena técnica aprendida desde el inicio, evita el tedioso trabajo que supone desprendernos de ‘vicios’ en un futuro.

Mariano Mangas – Calle del Puente (Icaria, 2009)