No Potho Reposare

febrero 22, 2011

Desde el corazón del Mediterráneo hasta las alturas andinas … sendas, murales, montes, arrieros y payadores, es el lenguaje sin tiempo del mundo rural del sur, la caña de las quenas y la de las launeddas,  nunca me había quedado pensando cuánto comparten éstas dos tierras … Y el cóndor pasa, en  Perú como en Cerdeña.

 

No Potho Reposare
(Canto Tradicional de Cerdeña)

No potho reposare amore’e coro
Pensendo a tie so d’onzi momentu
No istes ‘in tristura prenda’e oro
Nè in dispiaghere o pessamentu.
T’assicuro che a tie solu bramo,
Ca t’amo forte t’amo, t’amo, t’amo.

Si m’essere possibile, d’Anghelu
S’ispiritu invisibile piccabo
Sas formas’e furabo dae chelu
Su sole, sos isteddos e formabo
Unu mundu bellissimu pro tene,
Pro poder dispensar cada bene.

 

No Puedo Descansar

No puedo descansar, corazón mío
Estoy pensando en tí cada momento
Tristeza no llevar, joya de oro
Ni tampoco dolor, o preocupaciones
Te aseguro que sólo a tí deseo
Que te amo tanto te amo, te amo, te amo.

Si fuera posible yo desde un Ángel
Su espíritu invisible cogería
Las formas robaría ahí del cielo
El sol y las estrellas, y formaría
Un mundo de hermosura para tí
Para luego entregarte cada bien.

 

Anuncios

Lagrimas en el mar

febrero 16, 2011

Alfonsina Storni nació en 1892 y se murió a los 46 años. Poetisa y escritora, el modernismo argentino, pero también mesera de café, obrera de fabrica, cajera de farmacia, corresponsal psicológico de empresa, y sobre todo maestra. Voz metálica y cabello dorado. Y cantaba tangos. Un padre, fracaso y melancolía, y una madre, triste resignación femenina. Alfonsina, experiencia muy temprana como actriz, pero luego la poesía, y el mundo literario argentino del principio del siglo veinte. El tema del amor, erótico y sensual, Wagner y el romanticismo, pero sobre todo el tema del feminismo, la igualdad para la mujeres, para sus derechos y sobre todo para sus sentimientos, tormentos de amor y limites sociales, y resentimiento hacia el papel del hombre en su sociedad. Muchas amigas, pocos amigos, pero muy buenos. Un hijo sin padre conocido. Y el tema de la muerte, siempre presente, constantemente, con sus preguntas y su falta de respuestas. Una vida de incertidumbres, con el ritmo marcado por paranoia, neurosis y depresión. Finalmente un cáncer de mama trasforma el dolor de la mente en dolor del cuerpo, cirugía, tratamientos, más paranoia, y más reflexiones sobre la muerte. Alfonsina, “una lágrima de las tantas lágrimas de los ojos humanos”. Aunque a menudo el reconocimiento de un autor suele ser póstumo, no es éste el caso. La sociedad argentina y sudamericana la reconoce enseguida como joya de su literatura poética. Alfonsina escribe en las revistas relevantes de sus tiempos, participa en los grupos artísticos y literarios más activos, la buscan y la valoran como referencia constante de la poesía nacional, mujer en una sociedad de hombres. Algo menos exitosa su presencia en el teatro. Y a pesar del reconocimiento constante y homogéneo para su obra y para su contribución cultural, soledad y aislamiento, sentimientos de culpa y apuros, la acompañan por toda su vida. El suicidio parecía estar casi de moda, y Alfonsina pierde a muchos de esta forma a lo largo de su recorrido social y cultural. La imagen es la de Alfonsina siguiendo su camino dentro las olas, hasta el centro del mar, llevada por sus sirenitas, donde el canto de caracolas, con caballitos marinos esperando para jugar pronto a su lado. Pero el camino fue algo más directo: una escollera, un salto, y el Mar del Plata.

 

Voy a dormir, nodriza mía, acuéstame.

Ponme una lámpara a la cabecera;

una constelación; la que te guste;

todas son buenas; bájala un poquito …


Hoy “Alfonsina y el Mar” cuenta con alrededor de 184000 resultados en Google, 2400 videos en Youtube, y 146 versiones en Spotify. Difícil elegir una. Quenantropicaménte, dejo a la increíble flauta de Jorge Cumbo esta responsabilidad. Toda pa’tí, Solita …

 

 

Ultrasonidos

febrero 9, 2011

Podemos imaginar de qué depende el éxito cultural de un instrumento musical: su sonido, sus capacidades de integración con un cierto tipo de estilos, su accesibilidad, su complejidad, la influencia de las empresas o de las personas que lo apoyan, y desde luego como siempre la suerte del momento. Pues evidentemente el éxito o el fracaso de una idea no dependen sólo de sus intrínsecas potencialidades, sino también de factores “ambientales”, culturales y sociales, que a veces pueden llevar al triunfo una idea tonta o al olvido una idea genial. Por un instrumento que se impone en el escenario histórico y musicológico, la selección cultural arrasa mucho más, llevando a la extinción multitudes de otros “experimentos” que no han tenido la capacidad (o la suerte) de adaptarse suficientemente al ambiente humano. Odd Music y Experimental Musical Instruments hablan de éstos experimentos, algunos todavía en sus primeros intentos adaptativos, otros en extinción y otros ya extinguidos, algunos ya sólo fósiles vivientes (mejor dicho, fósiles tocantes) y otros quizás a la espera de un momento de éxito musical. Se empieza por los instrumentos mismos, pero también enlaces, aplicaciones para crear y experimentar, recursos web para quien quiera meterse en éste laboratorio de pioneros acústicos y electrónicos, perdiéndose en exploraciones rítmicas, armónicas, y melódicas. Recursos para la música, pero también recursos para la mente, para no acomodarse, para viajar con ella, para buscar las alternativas, disfrutarlas, y compartirlas.

Recuerda, Información no es conocimiento; Conocimiento no es sabiduría; Sabiduría no es verdad, Verdad no es belleza; Belleza no es amor; Amor no es música; Música es lo mejor.”
Frank Zappa