Mil y una copas

junio 29, 2011

Después de una última copa, siempre hay otra. Benjamin Franklin, entre los relámpagos de una intensa vida política y científica, proyectó y construyó la copa infinita. Los elementos se disponen verticales en secuencia creciente de vibración, y un pedal le da la energía para que giren ellos en lugar de las manos. El resultado se llama armónica de cristal, y es un instrumento mágico. Su canto recuerda la hipnosis de la sirenas, sus frecuencias puras y sin solución de continuidad llenan el espacio de forma total, llegando hasta el corazón del cerebro. Y como las sirenas, su canto puede enloquecer. Con ésta cadena lógica (y un par de casos sospechosos) la armónica de cristal fue prohibida, por ser causa de desgaste psíquico. Pero la copa infinita no estaba embrujada, sino solo y sencillamente envenenada: plomo. El plomo del cristal, con la calma hipnotizadora del canto, entra a través de la piel, y mientras el canto resuena en el cuerpo, el plomo se queda en sus tejidos. Teoría más robusta de las sirenas, pero igualmente no demostrada, y suficiente a condenar a la armónica en sus almacenes históricos. Pero hasta entonces la armónica era instrumento “común”, tocada oficialmente en orquestas, por grandes compositores y hasta por reinas. Hoy en día es instrumento desconocido, de formas y canto mágico y fantástico, entre los recuerdos olvidados de intentos históricos fracasados y ciertas geometrías con olor a viejas películas de ciencia ficción. Pueden rumores entre ciencia y magia destinar al olvido un instrumento tan particular y tan increíble? Seguro la complejidad estructural de la armónica, las dificultades de gestión de tal cacharro, y porque no sus precios probablemente no muy populares, no habrán ayudado a su camino. Los instrumento evolucionan y se extinguen, como las especies vivientes. Ahí está el resultado: un invento increíble, antaño de éxito real, en un par de siglos se queda curiosa rareza y fascinante caso estudio para un post sobre evolución y extinción de los instrumentos musicales. Pero la evolución no se para: después de una copa, ya vendrá otra.

.

Anuncios

Garrahand!

junio 24, 2011

Aunque la música sea el resultado de una integración total entre melodía, armonía, y ritmo, ésta última componente se suele a menudo considerar más independiente de las otras dos. Quizás sea por cierta tradición histórica, la cultura occidental a menudo separa el percusionista de “los otros” instrumentistas. Evidentemente en cuanto uno empieza a viajar adentro de la música y de sus mil formas, pronto y fácilmente se entera que éstas barreras solo son esquemas poco útiles y alejados de la realidad instrumental. El vibráfono es un elemento clásico de conjunción entre el mundo de la percusión y las componentes armónico-melódicas, pero también hay casos más sutiles como por ejemplo el didgeridoo, instrumento de viento percusivo y armónico. En los últimos años el mundo instrumental se ha enriquecido también con una familia de instrumentos percusivos con evidente componente melódica, que están revelando potencialidades sin ninguna duda interesantes. El Garrahand es uno de estos, y nos lo presentan sus mismos padrinos.

Que es el Garrahand, cual es su historia?

El Garrahand es un nuevo instrumento de percusión electro-acústico, capaz de generar melodías y armonías. El Garrahand comenzó como un regalo para quien fue mi profesor de percusión, el gran percusionista argentino Mariano “Tiki” Cantero. El y otros integrantes de la Bomba de Tiempo fueron los primeros en utilizar los prototipos iniciales y sugerirnos los cambios que creían harían el instrumento mejor; los escuchamos e implementamos cada uno de sus pedidos, con mucho trabajo y mucho ingenio. Hoy día el instrumento es utilizado por los percusionistas de Peter Gabriel, Sting, Björk, Madonna … ha hecho un gran recorrido desde las pampas Argentinas al mundo!

Es un instrumento percusivo melódico, como el Hang o el Hapi, pero en que se diferencia de los otros instrumentos de la misma familia?

Es de la misma familia del Hapi, un instrumento de lengüetas de metal. No es de la misma familia del Hang, que genera el sonido de forma diferente. A diferencia del Hapi y de todos los otros instrumentos de lengüetas, el Garrahand es electro-acústico, y sus lengüetas pueden afinarse fácilmente por el usuario logrando casi todas las escalas posibles. El sistema electro acústico es novedoso. Es una patente original nuestra, que permite que el sistema capture solo el sonido de las notas del garrahand e ignore y aísle completamente sonidos viniendo de otras fuentes (ruido de fondo, otros instrumentos, etc.). El sistema tiene salida balanceada (como la de los micrófonos) y desbalanceada (como para enchufar en un amplificador), y switch de tierra/masa.

En que estilos o en que contexto musical se está utilizando más?

Realmente en todos los contextos que existen. Desde chamanismo hasta sanción con Reiki; desde música electrónica hasta rock sinfónico; desde pop hasta folklore; desde personas tocándolo solos en una montaña, hasta conciertos en estadios llenos; ya casi no hay un contexto en el cual el Garrahand no se haya utilizado aunque sea algunas veces. Y en nuestra base de datos de mas de 140 videos (en Youtube) se puede apreciar todo esto fácilmente!

Que es Garrahand News?

Es nuestra forma de mantenernos en contacto cercano con nuestros endorsers, músicos, gente que compró el Garrahand, o quienes están interesados en comprarlo en el futuro … es una forma de mantenernos cerca de nuestra familia Garrahand. También es una forma de presentar ante una audiencia grande los vídeos que se van generando alrededor del mundo utilizando el Garrahand en diferentes contextos, fomentando la creatividad. Estamos muy orgullosos de haber llegado al numero 62!!

.

La última copa

junio 20, 2011

Ultima de treinta y nueve. Trece filas de tres cada. La disposición parece recordar los órganos de una iglesia, su geometría hipnótica de cañas y círculos. Pero todo cabe en una mesa, aunque seguro que no es instrumento de bolsillo. Tampoco es instrumento de funda, so pena sea una funda muy particular. Vamos, nada fácil de llevarse en una mochila, o de viaje, o tampoco a una tasca … Tan solo desplazar todo unos pocos metros si hace falta para cumplir con acústica o logística de una sala de ensayo, puede sonar un pelín agobiante. Es un caso raro en el cual las copas mejor no utilizarlas para animar una noche de juerga … Pero a pesar de todo esto, vaya, el esfuerzo parece que compensa, no cabe duda. Velocidad y precisión de una mano firme y de una mente entrenada se transforman en vibraciones ordenadas y limpias, estructuras y combinaciones de ondas que llenan el espacio integralmente, llegando a cada rincón con un patrón acústico que recuerda la organización geometricaménte perfecta de los retículos cristalinos. Y mientras el oído se queda adicto con la pureza del sonido, el baile mágico de las manos conquista la mirada, dirigiendo su propia orquesta. Siempre se dice que con unas copas se toca mejor, pero en este caso se necesitan evidentemente muchas, muchas más.

.

Anatómica

junio 4, 2011

Entre un cerebro que organiza música y un instrumento que produce sonido hay una interfaz que tiene la seria responsabilidad de trasformar combinaciones armónicas, melódicas, y rítmicas, desde pensamiento a vibraciones: el cuerpo. Diferencias entre individuos por sus capacidades musicales a nivel de “cognición” puede que las hay, pero seguro no lo sabemos. Pero diferencias físicas entre individuos o hasta entre grupos humanos sí que las conocemos, y bastante bien. Hay una estructura profunda de huesos, músculos, y nervios. Y hay elementos más evidentes como labios, manos, o dedos. En ambos casos pequeñas diferencias en una forma o en una posición, aunque quizás sin llegar a determinar destinos, a lo mejor sí que pueden facilitar, obstaculizar, u orientar una ejecución musical. Pequeñas diferencias que incentivan una elección o que influyen en la dirección de un camino, y que igual a largo plazo pueden pesar más de lo que valen. Los grupos humanos sobre todo tienen diferencias en los rasgo faciales, y quizás los instrumentos de viento pueden estar más influenciados que otros por características asociadas a forma y estructura de labios, nariz, mandíbula, o garganta. Las mismas diferencias anatómicas entre grupos las hay evidentemente también entre individuos del mismo grupo, o hasta dentro de un mismo individuo: las asimetrías entre lado derecho y izquierdo pueden ser tan sutiles como importantes, y es suficiente pensar en los muchos que tocamos el didgeridoo solo por un lado de la cara para entender posibles consecuencias de estas mínimas variaciones en la distribución de musculos, nervios, y cartílagos. Probablemente hay instrumentos o estilos donde las características físicas cuentan menos, y otros donde la diferencias se notan más. Y seria interesante saber si, al momento de desarrollar folclore, un pueblo inconscientemente moldea sus instrumentos optimizando los recursos naturales de su propio cuerpo.