Alma en quena

agosto 3, 2011

Los instrumentos artesanales tienen almas, ya sabemos. Los de madera encima tienen carácter. Es la gran cualidad y la incomparable ventaja respecto a los instrumentos de producción industrial, no cabe duda. Pero hay que saber vivir con ellos, con su temperamento y sus imprevisibles cambios de humor. Hay días buenos y días malos. Hay días que un quena toca sola, sólo aceptando sugerencias, con una nitidez y calidad de sonido y de ejecución que quizás va más allá de las capacidades del músico que está dándole energía. Hay días que no hay forma, ya te digo, días que una quena no chuta, no tiene ganas, no arranca, sea lo que sea, como sea y porqué sea. Ahora yo entiendo que hay factores que pueden directamente influir en el tejido intimo de un instrumento. Factores que lo caracterizan desde afuera, como las capacidades acústicas del medio en el que se toca, y donde sutiles variaciones pueden revolucionar una frecuencia. Y factores que lo caracterizan desde adentro, como la temperatura o la humedad que le entran hasta las células. Luego, hay factores que influyen en el músico. Factores ambientales y culturales que le moldean humor y espíritu. Y factores más tangibles, como presión sanguínea o hidratación que pueden aportar diferencias mínimas pero relevantes en la gestión física de labios o manos. Todo ésto tiene seguramente un peso a la hora de ejecutar música. Solo que, pensando en cuanto puede cambiar el resultado, tengo dudas en asumir que estos factores puedan explicarlo todo. Se aceptan ideas, sugerencias, y confesiones.

2 comentarios to “Alma en quena”

  1. Anonino Says:

    Buen articulo hermano…
    Yo puedo confesar la veracidad de tu escrito.
    Hay veces en ke debo de desistir de querer tocar en un momento cuando mi kerida Quena no está de buen temperamento o no quiere hablar.

  2. E Bruner Says:

    Si, lo describes muy bien, a veces un instrumento no quiere hablar. Y aunque cueste al final no te queda otra que desistir … Ahora, la decepción que uno se lleva en unas ocasiones es tan fuerte como la satisfacción que te entra cuando, al revés, el instrumento se ha despertado de buen humor!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: