Señoras y señores

julio 19, 2012

El tango representa el resultado de un antagonismo entre los sexos. Con sus diferencias, hombre y mujer se buscan y se rechazan, se enfrentan y se completan. Papeles diferentes, que al momento de unirse generan una diferencia de potencial, motor físico y psíquico del tango. El tango nace desde éstas diferencias, que se contraponen y que a la vez se complementan. El encuentro, entre desafió y complicidad, empieza con el cabeceo, un reconocimiento a dos partes, bidireccional, donde ambos a la vez aceptan y comparten una decisión sin que los demás necesariamente se enteren (aunque luego por caballería sea el hombre que, a trato ya hecho en secreto, lo haga manifiesto). Claro, todo ésto requiere un papel solido, claro, y coherente. Si falta éste equilibrio, se rompe ésta dinámica fina y delicada, que es el juego del tango. Desafortunadamente y con cierta frecuencia hoy en día se puede notar otra asimetría en la estructura de los dos géneros, que lleva muy lejos de aquel teórico marco emocional. Los hombres suelen ser menos, con lo cual todos los hombres bailan mientras que unas cuantas mujeres “planchan” las sillas. Los hombres suelen ser más mayores que las mujeres, y a menudo con un nivel de baile menos sofisticado. También suelen ser menos cuidados con formas e indumentarias. Y quizás en las milongas más en los hombres que en las mujeres se puede encontrar cierta actitud poco afín al baile y más relacionada con el relacionarse, que tantos problemas crea al tango y a sus verdaderos aficionados. La guinda viene cuando añadimos quien es que decide quien baila y con quien baila quien: los hombres. Es decir, aquella parte minoritaria pero de mayor edad, menos capaz en el baile, y menos cuidadosa en las formas, decide el destino de una noche de tango de la parte que es en mayoría, más joven, más preparada, y más respetuosa. Así no puede funcionar bien. Evidentemente hablamos de “tendencia”, de promedios, de un fenómeno general, con todas sus muchas y agradecidas excepciones, y además claramente asociado a experiencias personales. Pero el resultado es bastante patente y una noche de milonga, que para un hombre siempre más o menos tiene provecho, para una mujer frecuentemente se transforma en una aburrida agonía. Y si la realidad no se conforma a la teoría, hay necesariamente que arreglarlo con ajustes apropiados. En éste caso hay pocos remedios: las mujeres tienen que poder elegir sus noches de tango, es decir rechazar con cortesía pero sin sentido de culpa las invitaciones que no compensan, y a la vez proponer ellas mismas invitaciones al baile. Esto sí, con el mismo respeto que se exige a los hombres, y que requiere el juego del tango.

6 comentarios to “Señoras y señores”

  1. Raquel Says:

    Muy comprometido y acertado tu artículo.

    Es verdad que hay chicos poco cuidadosos o que buscan “cosas” que no son esctrictamente pertenecientes al baile, pero afortunadamente tenemos gloriosas excepciones. A mi me gustaría saber qué opinion tienen ellos de nosotras.

    Me adhiero a la última parte que yo personalmente he empezado a practicar; ya no estamos totalmente “en manos” de los hombres, tenemos la capacidad de decir que no sin ser descorteses y puede que esto nos beneficie a largo plazo y consigamos que algunos sean un poco más humildes. Las actitudes prepotentes no benefician en ningún caso y menos en el tango, donde lo único que se pretende es disfrutar compartiendo.

    Recuerdos desde Valladolid.

  2. Noctámbula Says:

    Realmente tus descripciones tienen nombre y apellidos en cada milonga de cada ciudad. Pero encuentro un poco machista tu comentario, tambien se puede aplicar a la parte femenina, no en el cuidado de la indumentaria, que solemos ser más coquetas, pero sí en las formas , ante la insistencia de bailar a costa de lo que sea.

  3. emi Says:

    Joo, me confieso un poco sorprendido … donde puede ser machista un comentario que invita a las mujeres a dejar de depender de los hombres para disfrutar de una noche de tango, dejando de aceptar el inaceptable y contribuyendo ellas misma a elegir sus parejas! Pues lo del machismo no acabo de pillarlo … Y lo de la insistencia claro que no tiene sexo: nunca se agradece, y cuando la gente no se da cuenta o finge de no darse cuenta, habría que decírselo redondo y directo, procurando mantener “en salud” la milonga!

  4. Noctámbula Says:

    Perdón, me refiero a “machismo” y queria decir comentario “feminista” en cuanto parece que solo lo sufren las mujeres, ha llegado a mis oídos que muchos hombres tambien sufren un cierto acoso e insistencia.
    Y referente a acabar con la espera de un cabeceo o una mano tendida, seguir con la tradicción como tradicción bien, es divertido, mientras seas una de las elegidas, pero como el hecho de que hoy en dia una mujer saque a bailar a un hombre (no solo en el tango y mucho menos en el tango) no quiere insinuar nada más, pues chicas saquémoslos y bailemos. Como bien se dice “si Mahoma no va a la montaña, la montaña viene… “

  5. Emiliano Bruner Says:

    Yo soy partidario del discreto cabeceo, hombre y mujer se entienden entre ellos y ya está. Pero si esto no funciona (muchas veces las milongas son plazas de abasto donde es imposible con el bullicio y el vaivén entrar en un contacto visual más personal) entonces hay que pasar a formas directas. En éste caso personalmente creo que el criterio de quien invita a quien tendría que ser màs bien la experiencia de baile: es mejor invitar a quien tiene aproximadamente tu misma experiencia y capacidad (o menos), para no poner en dificultad a la otra persona. Creo que en muchos de los casos de que hablas se trata de esto, insistencias que a lo largo se transforman en pesadillas, porque los que no bailan muy bien quieren todos bailar con los que bailan mejor. No digo que hay solo que bailar con parejas que tienen la misma experiencia, sino que en general cuando hay una diferencia de recursos bastante fuerte la invitación tendría que venir del más experto de los dos.

    Os recuerdo que se puede votar sobre el tema hombres y mujeres en el sondeo de la Milonga del 27:
    http://lamilongadel27.wordpress.com/2011/05/29/bailamos/

  6. Aiz Says:

    Hola a tod@s l@s tanguer@s seguidores/as de tu blog.
    Soy Aizkoa, de Bizkaia, estuve recientemente en la Milonga del 27 en Burgos.
    Os escribo para comentaros un evento tanguero en Islares este sábado día 18 de agosto. Es una cena-milonga en la Parrilla Argentina de Islares, un local con vistas al mar donde podremos disfrutar de una exhibición de Marina Alcalde y Sebastián Farias al son de los tangos de El Cachivache y por supuesto posterior milonga.
    En este link podeis acceder a toda la información.
    Saludos tangueros desde tierras baskas.

    https://www.facebook.com/events/108797265935010/


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: