A dos manos

abril 16, 2013

Eric Kim - Guitar Hands

Nuestro cuerpo es asimétrico, nuestro cerebro es asimétrico, nuestra percepción del mundo es asimétrica. Los hemisferios cerebrales se han dividido el trabajo, y han organizado manos y sentidos de acuerdo con ésta decisión. Hay asimetrías anatómicas, que no necesariamente están relacionadas con las asimetrías cerebrales, sino con variaciones casuales. Al momento de tocar instrumentos de viento, por ejemplo, pequeñas asimetrías en los labios, en los músculos de la cara, o en la forma de la nariz pueden orientar, facilitar, u obstaculizar elecciones en la posición del instrumento y otros factores asociados a la manera de tocarlo. Pero las asimetrías cerebrales son más fuertes, y sobre todo son comunes a toda la población. Bien lo saben los zurdos, que  a menudo tienen que adecuarse a instrumentos pensados por y para diestros. La mano derecha generalmente es la del trabajo fino, la izquierda la del trabajo fuerte. A pesar de cuanto son diferentes las flautas del mundo y las posiciones para tocarlas, la mano izquierda es la que se suele quedar próxima a la cara, la derecha la más lejana. En los pianistas la izquierda crea las bases rítmica y armónicas con sus bajos, la derecha adorna y busca matices con las notas más agudas. Hasta las percusiones tienen una orientación que hay que cuidar a la hora de posicionarse frente a ellas. Las guitarras son un caso muy interesante: la mano fina (la derecha) hace el trabajo pesado, y la mano fuerte (la izquierda) hace el trabajo fino. Cuando las manos tocan un instrumento, éste se conecta directamente al cerebro, volviéndose una extensión de la mente. Las asimetrías cerebrales son algo que se empieza a conocer solo ahora, pero los instrumentos musicales, en su larga historia y evolución, ya las iban incorporando en sus estructura íntima, adaptándose sin saberlo a nuestro sistema nervioso central.

2 comentarios to “A dos manos”

  1. luz calleja de castro Says:

    Desde mi desconocimiento científico, siento gran curiosidad por esas relaciones: percepciones, emociones, pensamiento racional, y las formas del cerebro (entonces son para mí, relaciones “mágicas”, que surgen de ciertas intuiciones ¿? ) Me atraen sobre todo, aquella actividades en las que, quizás, atajamos para llegar a no sé qué lugar del cerebro, sin pasar por lugares que verbalicen, que expliquen, que justifiquen… para mi son los territorios de la música, la pintura, la poesía o la fotografía, los territorios que sintetizan, uniendo quizás, ese cerebro más racional y los sentimientos.

    En la fotografía de calle, lo inmediato de la toma evita todo pensamiento racional o, tal vez, ocurre un proceso tan rápido (a mi me gusta decir que el fotógrafo piensa con la velocidad de la luz, también el músico) que no somos conscientes de ello hasta que a posteriori realizamos un análisis (racional) de aquello. Las emociones también serán asimétricas.

    luz

  2. Juanjo Says:

    Muy interesante el artículo sobre la asimetría del cerebro y la tradición en la ejecución de instrumentos musicales.
    Pero yo no estoy del todo de acuerde en que las guitarras sean un caso anómalo: que “la mano fina (la derecha) hace el trabajo pesado, y la mano fuerte (la izquierda) hace el trabajo fino”.
    Yo creo, sin embargo, que en la guitarra (y todos los instrumentos de cuerda, contrabajos, violines…) la precisión es requerida para la mando derecha, precisión en el ataque, en la acción rítimica, la izquierda debe simplemente llegar a tiempo a pisar. La guitarra flamenca es un ejemplo extremo de esto. La mano derecha es equivalente al diafragma y la lengua de un instrumento de viento, que es el que requiere la precisión en el ataque, el encaje rítmico, los dedos también simplemente tienen que llegar a tiempo a pisar los agujeros (salvo en gaitas y chirimías en las que además, los dedos baten y hacen ritmos).
    Y si es cuestión de precisión, acertar con precisión sobre una guitarra flamenca, al hacer un trémolo o una alzapúa… es difícil, pero meter el arco y acertar la cuerda en una viola de gamba que tiene 6 cuerdas y hay que rotarlo un ángulo mínimo para cambiar de cuerda, requiere ser fino fino.
    Juanjo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: