Boca a boca

abril 15, 2014

El flaustista de Hamelin (Antonio Lorente)La quena no tiene un pico, una embocadura estructurada para que el aire se canalice de una forma constante generando una vibración homogénea y coherente. Esta característica es parte fundamental de su alma, y de su condenación. La ausencia de una estructura fija en la embocadura, y la importancia que pueden tener algunos “factores anatómicos” (como la forma de los labios o de los músculos de la cara) esconden uno de los grandes secretos de la quena andina, y de los instrumentos que comparten esta análoga configuración, como el shakuhachi japonés. Quizás más que con otras flautas, el quenista se pasa la vida en un viaje sin fin, buscando “el sonido”. Es un viaje que tiene un componente progresivo (aunque sin duda no gradual) de conocimiento y control, donde cada nueva preciosa etapa de insatisfacción se logra con horas y horas de vuelo, llevando la mirada cada vez hasta cumbres más altas. Y bien se sabe que quien alto vuela, muy lejos cae. Y las caídas duelen. Pero también hay otro componente en este viaje de búsqueda e investigación acústica, un componente sin rumbo, peregrino, un camino de curvas y experimentos, de adelantos y vueltas atrás, un laberinto de gustos y de necesidades que cambian de forma repentina e imprevisible. El músico domina el instrumento, y el instrumento domina el músico, amor y odio, dependencia, simbiosis, mutua necesidad. La pareja se busca y se pelea, enfrentando sus anatomías, boca y embocadura, intentando comunicar juntos, y sentir juntos. Es como un beso, un beso que la quena, orgullosa y caprichosa, a veces devuelve, a veces, sencillamente, rechaza.

2 comentarios to “Boca a boca”

  1. bruno lug Says:

    Buena análisis que deja abierta la puerta del ineludible carácter subjetivo de la música. A cada vez que se determina triunfalmente un nuevo parámetro físico o acústico, la relación entre el músico y su instrumente puede hacerlo mentir.

  2. Emiliano Bruner Says:

    Sí, la relación entre músico e instrumento es algo que se comenta y se investiga poco, dando por hecho que sea una relación estable, sencillamente material y física, nada más que contacto mecánico. Creo que sea importante no solamente reconocer la complejidad de esta relación, sino sobre todo llegar a descubrir el placer de esta complejidad.

    La primera reacción puede ser decepción, o hasta miedo. En este caso la relación con el instrumento no se disfruta, sino se sufre. En cambio, hay que llegar a vivir esta relación como un camino, o en algunos casos como un reto, disfrutando del placer de este recorrido. Claro, para todo esto hay que haber pasado anteriormente por unas etapas previas, algunas probablemente … conflictivas!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: