Musicántropos

julio 30, 2014

The prehistory of music Iain Morley es profesor de antropología y evolución humana en la Universidad de Oxford. Empezó con la psicología, luego vinieron la prehistoria y la arqueología,  y finalmente las neurociencias y la cognición. Ha llevado a cabo estudios sobre ritos y religión, participando en excavaciones clásicas y prehistóricas en África y en Europa, pero sobre todo se ocupa de un tema que nos obliga a entrevistarlo como invitado: la evolución de la música y su prehistoria. Aquí sus respuestas sobre las relaciones entre música y ciencia …

¿Por qué estás interesado en la música?

La música es uno de los pocos comportamientos llevado a cabo por cualquier población humana, en todas las partes del mundo, independientemente de las diferencias culturales. Otros comportamientos comunes tienen ventajas evidentes y claras bases biológicas. Pero la música se queda como algo de misterioso, y hay cuestiones muy importantes y apasionantes sobre música y evolución humana. ¿Por qué es una actividad universal? ¿Esto quiere decir que tiene también bases biológicas? ¿O que tiene una base evolutiva y ventajas para la selección natural? Y si es así, ¿por qué solo para los humanos? ¿Cuándo empezó todo? ¿Cómo está relacionada con nuestras capacidades para el lenguaje o la cultura? ¿O con el rito y la religión, que son otros comportamientos misteriosos y universales de nuestra especie? Me sorprendió descubrir que pocas personas habían intentado responder a estas preguntas. El estudio de la evolución humana se centra mucho en temas como la tecnología, la caza, o el lenguaje – pero ¿dónde estaba la música mientras tanto? Siempre me ha gustado la música, como a todos. Un hecho interesante es que hay muy pocas personas a quienes no les gusta la música. Yo he sido afortunado de haber sido criado en una familia donde la música era un estimulo continuo – los discos de mis padres, luego los míos, los conciertos. Mis padres nos animaban a aprender instrumentos, y tocábamos (no siempre agradeciéndolo, aunque ¡ahora lo valoro!) en la escuela y en pequeños grupos. Siempre ha sido un hobby, no soy un profesional. Pero esto es lo mismo para mucho de nosotros, y para las demás sociedades humanas que encontramos en el mundo. Independientemente de si hemos recibido o no una formación musical, o participamos en eventos musicales, tenemos todos los días experiencias con la música. La música la puede hacer cualquiera y la experiencia musical, de una manera u otra, la hacen todos. Millones de personas en el mundo, la mayor parte de ellos sin formación específica, participan en festivales, conciertos, o actividades musicales. En muchas sociedades tradicionales no existe la diferencia entre “músicos” y “no-músicos” – todos somos músicos. Aunque una educación musical puede formar y desarrollar específicas capacidades musicales o instrumentales, todos podemos crear o vivir la experiencia de la música. Me gustaría saber el porqué.

Iain Morley

¿Qué puede aprender la música de la ciencia?

Diferentes disciplinas miran a las cosas de forma diferente. A menudo hablan de lo mismo, pero a causa de un lenguaje diferente y de aproximaciones diferentes se pierde en un sector mucha información que puede ser importante para otro campo. Es así en cada estudio multidisciplinar, no solo en música y ciencia. Las evidencias que proceden de una disciplina pueden ayudarnos a entender las evidencias de otra, siempre y cuando sepamos que es lo que estamos comparando. A menudo la dificultad está en la escala de referencia, sobre todo si comparamos “artes” y “ciencias”. Quién está interesado en comportamientos complejos, como la música, es reacio a la idea de intentar descomponer aquellos hermosos y complejos comportamientos para entender sus componentes pieza por pieza. ¿Dónde está el comportamiento hermoso y complejo si estudias señales acústicas y latidos? ¿Cómo podemos llegar a explicar un fenómeno cultural tan grande pegando estos trocitos que estudiamos científicamente? Los científicos, por otro lado, que quieren entender las partes individuales del puzle, a menudo son escépticos hacia el lenguaje emocional, subjetivo, y descriptivo utilizado por quien está interesado en el fenómeno cultural. ¿Cómo podemos entender el fenómeno, cómo se ha generado, de dónde viene, y entender sus bases biológicas, si solo tenemos “opiniones” y “sensaciones”? Pero en realidad ambas maneras de aproximarse al problema son importantes. Nos hablan de diferentes niveles de experiencia, y hay formas de rellenar el espacio entre ellas. Pues, una cosa que espero que la música pueda aprender de la ciencia es que intentar explicar cómo vivimos sus componentes, cómo se manifiestan estas habilidades, cómo se relacionan con las habilidades de los otros animales, no quiere decir  que estemos reduciendo lo hermosa y compleja que es la música solamente a estas cosas. Todo esto nos ayuda a entender cómo y porqué funciona este escenario cuando luego lo vemos todo a la vez.

¿Qué puede aprender la ciencia de la música?

Hay que recordar que tenemos la responsabilidad de tomar todas estas piezas, volver atrás y ponerlas todas juntas otra vez. La música, como comportamiento cultural completo, nos recuerda que no estamos solo fijándonos en procesamiento de latidos o percepción de tono – tenemos que entender cómo todas estas partes trabajan juntas, cómo se influyen, y cómo y porqué los humanos en nuestras culturas somos capaces de hacer tantas cosas con estas piezas. A menudo los estudios científicos se fijan en pequeños componentes de la música en condiciones aisladas de laboratorio. A menudo es necesario – no podemos entender los procesos que ocurren sin controlar otros procesos – pero es también importante recordar que la gente no vive la experiencia de la música de esta forma. Tenemos también que fijarnos en cómo la música se produce y se percibe, y sus efectos cuando se practica en su conjunto. No es lo mismo cuando el estímulo musical tiene su efecto en una persona aislada en un escáner para estudios funcionales del cerebro, por ejemplo, aunque esto pueda proporcionar descubrimientos importantes. Entonces una cosa que yo espero que la ciencia pueda aprender de la música es que tenemos que considerar como la experiencia musical es efectivamente vivida en su conjunto, en un contexto cultural, de colaboración y de participación, además de cómo sus partes han sido procesadas. El total es más grande que la suma de sus partes, y esto también nos puede decir muchas cosas fundamentales sobre el porqué la música es importante para nosotros humanos, y porqué se practica en todo el mundo.

***

Iain Morley ha publicado un libro dedicado a la Prehistoria de la Música, y un largo artículo de revisión sobre música, neurociencia y evolución humana, que he tenido el honor de editar para el Journal of Anthropological Sciences:

A multi-disciplinary approach to the origins of music: perspectives from anthropology, archaeology, cognition and behavior

El artículo (en inglés) se descarga gratis aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: