Mucho fueye

marzo 1, 2015

Matilde Vitullo (EBruner 2014)

Es frecuente que un género musical se asocie a un instrumento, o un instrumento a un género. Pero es probable que en ningún caso se haya llegado a la intima complicidad del tango y del bandoneón. Quizás tampoco es complicidad: es una sinonimia, una tautología, simbiosis extrema y obligada, no puede existir uno sin el otro. Se puede tocar “un tango” con cualquier instrumento, pero se puede tocar “tango” solo con un bandoneón. Una nota, y ya es tango. Hasta el murmullo lejano de su botonera, y desde luego el respiro jadeante de su fueye, son parte esencial de su queja, de su tango. Ingeniería alemana, melancolía porteña. Treinta y pico botones por un lado, y treinta y pico por el otro. Hay que acariciarles dejando a las yemas la responsabilidad de encontrar sus combinaciones, porque los ojos no pueden ayudar en la búsqueda. Como si no fuera bastante, las demás teclas suenan diferentemente cuando el fueye se abre o se cierra. Como si no fuera bastante, la posición espacial de los botones no sigue un orden o un criterio regular como en los otros instrumentos, y la proximidad de las notas depende un poco de algunas comodidades armónicas, y un poco de desconocidas decisiones históricas, perdidas entre un océano y dos continentes. Como si no fuera bastante, el movimiento del fueye, pulmón de cartón, tiene que seguir sus notas bailando con ellas, abriéndose y cerrándose optimizando tiempos y milímetros, cuidando su respiración, su cadencia, su vigor. Se construye sobre todo en Europa (Alemania, en particular), pero su canto se asocia estrictamente a las áreas porteñas del Rio de la Plata. Los instrumentos construidos antes de la segunda Guerra Mundial todavía marcan sus tiempos en las manos de las nuevas generaciones, y para los nuevos se piden precios desde seis mil para arriba, obras de ingeniería atávica entre lengüetas de cuero y peines de zinc. Afinación variable, a menudo 442 Hz, con cierta pragmática decepción de los pianofortes europeos. Los demás botones cantan por octavas, sin que nadie se entere. De su queja nace el tango, y la melancolía de su respiración nos cuenta “un pensamiento triste que se baila”.

***

Tengo que agradecer a Eduardo Vigo muchas informaciones sobre el bandoneón. Eduardo, guitarrista y bandoneonista entre tango y folclore sudamericano, aconseja esta página web para acercarse a la historia increíble de este instrumento, y este reportaje por David Alsina. Un concierto de Claudio Constantini ha impulsado la figura del bandoneón estos días en Burgos. Hace poco el bandoneón ha perdido una de sus figuras históricas: Leopoldo Federico.

6 comentarios to “Mucho fueye”

  1. Eduardo Vigo Says:

    La dificultad del instrumento también lleva consigo un gran cantidad de virtudes expresivas. El poder abrir y cerrar el fuelle con las dos manos. La fortuna de no tener prefijados acordes en la mano izquierda como en otros instrumentos parecidos, consiguiendo así una riqueza armónica increíble, pudiendo conseguir hacer todo tipo de acordes de sextas, novenas… y sus inversiones. Y dicha mano izquierda no solo se limita al acompañamiento, sino que a menudo es utilizada para los cantos dando un sonido más dramático y aterciopelado y siendo la mano derecha la que aporta más brillo. Y el poder tener cualquier botón agudo o grave al lado sin tener que desplazar la mano …

    El bandoneón fue diseñado como un órgano portátil para sustituir al órgano en Iglesias que no podían costeárselo o para realizar misas campestres. Pasó del humo del incienso por el humo de los cabarets, hasta llegar a día de hoy a un maravilloso instrumento de concierto (gracias entre otros a Barletta y Piazzolla ) con uno de los más bellos timbres. Los afamados Doble A (Alfred Arnold) están considerados los Stradivarius del bandoneón.

    Un vídeo de bandoneón tocando a Bach, muestra ese sonido de órgano:

  2. Eduardo Vigo Says:

    También es importante destacar que aunque el bandoneón siempre va ligado y se asocia al tango, también tiene una presencia esencial en otras músicas populares Argentinas. Como en Salta en sus Zambas o en Corrientes en el Chamamé, dándole un toque más festivo.

    Y también cabe destacar que hoy en día muchos de los mejores intérpretes y virtuosos del instrumento se encuentran en Europa como Michael Zisman, Per Arne Glovirgen, Claudio Constantini, Gianni Iorio, Paolo Russo, Juan José Mossalini, Víctor Hugo Villena o Karin Eckstein; que no solo interpretan magistralmente el tango con su “yeite” su técnica, sino que muchos exploran nuevas expresiones, combinándolos con el jazz o con nuevas tendencias.

    Un vídeo del fabuloso bandoneonista Noruego Per Arne Glovirgen:

    Una de las mejores obras del genio Astor Piazzolla, llena de una gran riqueza expresiva e interpretativa:

  3. Emiliano Bruner Says:

    Me ha dejado sin palabras el bandoneón tocando a Bach … un órgano de campo, portátil … impresionante … Claro está que los principios mecánicos son muy parecidos …

    Pues si un bandoneón puede tocar perfectamente a Bach en una iglesia, entonces por ende … me gustaría escuchar a un tango tocado por un órgano!!!

    He encontrado el canal de Diomedes Rosas Pon, tocando tangos con todos los órganos de las iglesias de Buenos Aires … Pero, bueno … no parece que suene mucho a porteño …

  4. martin rago Says:

    como siempre … notas super interesantes en este blog! gracias Emi y Eduardo! sois grandes. Me gustaría agregar que la dificultad máxima en el bandoneon, no es tanto lo de las teclas desordenadas … los 4 teclados diferentes sin logica (cada uno abriendo y cerrando) (qué lo és) … sino, en que lleva mucho tiempo “el manejo del aire” en lograr un buen sonido … uno empieza a estudiarlo y tarda un buen tiempo en empezar a tocar … no suele pasar eso con otros instrumentos. Abrazo grande ! y a ver cuando nos vemos!!

    • Eduardo Vigo Says:

      Totalmente de acuerdo. Es cierto que el manejo del aire es de lo más complicado.
      Al principio es como llevar un caballo desbocado. El manejo de la válvula con el pulgar derecho es vital para ello. Y también tocar con una pierna es mucho más desbocado y complicado. Aumenta el volumen también.
      Aunque fue concebido en su origen como un pequeño ógano, por su morfología tiene unas ciertas diferencias respecto al gran Órgano de Iglesia de mucho mayor volumen y unas características que al tango le vinieron de cine.

      Algunas de ellas son:
      Al bandoneón en ciertos fraseos se le oye respirar y ésto en una música con gran caraga sensual, le vino genial.
      A veces se le oye tembloroso como angustiado (realizando la técnica del vibrato) y que en Órgano no se puede.
      Y sobretodo el acento que se efectúa con el movimiento de rodilla para realizar el marcato tan característico en el tango.

      Éstas y algunas otras diferencias hay del bandoneón respecto al Órgano.
      Por eso no creo que un tango sonase igual con un gran órgano.
      El bandoneón por sus características cayó en el tango como un milagro.

      Grande El Turco y Emi. A ver si nos juntamos pronto!

  5. Emiliano Bruner Says:

    Bandoneón
    Mario Benedetti

    Me jode confesarlo
    pero la vida es también un bandoneón
    hay quien sostiene que lo toca Dios
    pero yo estoy seguro de que es Troilo
    ya que Dios apenas toca el arpa
    y mal

    Fuere quien fuere lo cierto es
    que nos estira en un solo ademán purísimo
    y luego nos reduce de a poco a casi nada
    y claro nos arranca confesiones
    quejas que son clamores
    vértebras de alegría
    esperanzas que vuelven
    como los hijos pródigos
    y sobre todo como los estribillos

    Me jode confesarlo
    porque lo cierto es que hoy en día
    pocos
    quieren ser tango
    la natural tendencia
    es a ser rumba o mambo o chachachá
    o merengue o bolero o tal vez casino
    en último caso valsecito o milonga
    pasodoble jamás
    pero cuando Dios o Pichuco o quien sea
    toma entre sus manos la vida bandoneón
    y le sugiere que llore o regocije
    uno siente el tremendo decoro de ser tango
    y se deja cantar y ni se acuerda
    que allá espera
    el estuche.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: