Gran Duque

marzo 29, 2016

Granduke Ortega (EB2016)Gustavo Santaolalla confesaba su pasión por el ronroco, un charango de grandes dimensiones, por su mayor reverberación comparado con el hermano más pequeño y más conocido de la tradición sudamericana. Las cuerdas más largas producen un sonido más grave y duradero, que se agradece cuando se toca el instrumento con arpegios y punteos, en lugar de utilizar los golpes rápidos y rítmicos tan típicos en los instrumentos de cuerdas pequeños. Lo mismo pasa con el ukelele, instrumento que se ha merecido el nombre de “pulga que salta” gracias a sus ritmos brillantes y veloces. Los tamaños más estándares para el uke son cuatro.  La versión clásica, el pequeñín en plan pulga y él de muchas películas, es el soprano. Luego sigue el hermano más grande, el concierto (mi opción más habitual), y luego el tenor, todavía más grande, elección bastante frecuente entre profesionales y virtuosos. Y, finalmente, el hermano mayor, el Grand Uke de la familia: el barítono. En realidad las cuatro clases no son tan tajantes, hay tamaños intermedios y hasta híbridos entre ellos, con cuerpo de uno y mástil de otro. Como con el ronroco, el barítono siendo el más grande de la familia es el que tiene un sonido más suave y persistente. Confieso haber tenido cierto prejuicio antes de tocarlo pensando que, más que a un “gran ukelele”, se pareciese demasiado a una “pequeña guitarra”, es decir un instrumento a medias, ni carne ni pescado. He tenido que cambiar de idea: es probable que sea una perfecta síntesis de los dos, integrando aspectos positivos de ambos. Tiene la capacidad de vibración de una guitarra y una extensión de escala más que notable, pero la melancolía, la suavidad y la dulzura típica del ukelele. Se puede afinar como un ukelele o como una guitarra. Curiosamente, en ambos casos es bastante frecuente que se afine con la cuarta cuerda más baja (como en la guitarra) en lugar de más aguda (como el ukelele). Una pena, porque la famosa “cuarta re-entrante” es tan distintiva del sonido ukelele y caracteriza tanto sus sonoridades que si se las quitas rompes, en mi opinión, aquel fino equilibrio de mestizaje entre guitarra y ukelele, don inestimable del barítono. Nadie compite con la pequeña pulga soprano cuando hay ritmos de por medio, pero si en cambio hay que matizar el canto melancólico y profundo de una historia escrita entre notas, preguntad al mayor, que sabrá como ponerle voz.

***

Grand Uke es también el nombre de un increíble disco de Jake Shimabukuro, que sin embargo toca sobre todo el ukelele tenor. Aquí un tema escrito para ronroco, tocado con ukelele concert: Zenda.

Anuncios

Miski Takiy

marzo 20, 2016

La Historia de la Quena

El Vlado suelto

marzo 10, 2016

Vlado UrlichVlado Urlich es un quenista peruano afincado desde hace muchos años en Praga, República Checa. Empieza con su quena a los 12 años, ritmos andinos y folclore sudamericano, para pasar pronto a la fusión entre folk y sonidos más lejanos. Los cursos en el Conservatorio Nacional de Música y luego los sikus, la guitarra, el piano, el charango, las percusiones, la trompeta, alternando ritmos andinos y cubanos, el rock y la música clásica, moviéndose entre bares y conservatorios, entre teclados electrónicos y cuartetos de cuerdas, entre el público de las multitudes descamisadas y el de los restringidos círculos de melomános. A lo largo de su carrera toca y graba con Yawar, Antología, Marú, Lucho Quequezana, Mr. Loco, y Vivaldianno. Su primer disco solista se llama “Los Cuentos del Camino“, grabado en 2008 durante un periodo pasado en España. Ahora interpreta sus temas y sus arreglos con la Vlado Urlich Band. Enseña quena y siku. Online.

Como encontraste la quena?

Mi primer encuentro con la quena fue totalmente casual, cuando pasó un chico por la calle frente a mi casa tocando una  flauta. No sé qué melodía tocaba, solo recuerdo que el sonido de aquel  instrumento me atrapó. Salí a ver qué era lo que producía el sonido  hasta que se alejó. Pedí que me compraran mi primera quena.  Cuando mi padre trajo las quenas yo la recibí con mucha ilusión pero no pude sacarle sonido alguno, mi  hermano en cambio lo hizo sin problemas. Igual estaba decidido a tocar  aquel instrumento que me había maravillado así que aprendí las posiciones y poco a poco fui trabajando mi embocadura hasta lograr los  primeros sonidos.

Que tiene la quena de diferentes de otras flautas?

Cada instrumento tiene sus características propias, en la quena las más definidas son el bisel de la embocadura y el hecho de no poseer llaves. De hecho las primeras clases de quena suelen estar enfocadas a la producción del sonido y de encontrar la posición adecuada para la embocadura. Al no tener llaves hay que trabajar mucho para tocar algunas tonalidades y tratar de conseguir el mejor resultado posible, pero al mismo tiempo el no tener llaves nos permite por ejemplo hacer unos glissando bastante efectivos.

Tus quenas tienen cierto éxito en los ambientes de la música clásica …

La quena indudablemente está ligada a la música folklórica sudamericana. Es allí donde se ha desarrollado y nos ha brindado maravillosas piezas musicales. En estos tiempos los músicos siguen explorando con la quena, no es extraño oír una quena en un grupo de jazz, una orquesta de salsa o un ensamble de cámara. En todo caso es más común que hace 20 años. Justamente en el año 2012 empecé a hacer mis “Recitales de Quena” para un ensamble compuesto por quena solista, piano y cuarteto de cuerdas y con un programa basado en música académica y música peruana. En el repertorio incluyo obras de Telemann, Bach, Piazzolla entre otros además de música folklórica peruana arreglada para dicho ensamble. Yo creo que la quena encuentra nuevos retos al abordar estos lenguajes o estilos y  a su vez estos encuentran un instrumento nuevo.

Que aconsejas a los que se acercan a este instrumento?

El consejo para los que empiezan con la quena es estudiar, estudiar y estudiar.  Tienen que estar preparados para cualquier situación y hay que trabajar técnicamente el instrumento.  Teoría y mucha práctica.  No hay secretos, el instrumento les devolverá las horas que inviertan en su estudio. Aparte de escuchar toda la música hecha para la quena creo que es muy enriquecedor oír diferentes estilos. En mi caso empecé escuchando a los grupos de folk como Yawar, Illapu, Kjarkas, Wayanay y el trabajo de quenistas como Raymond Thevenot y Uña Ramos entre otros.

[www.youtube.com/vladourlich]