Monkey Mind

mayo 15, 2015

[Raquy Danziger]

Anuncios

Vasija de barro

agosto 10, 2013

Museo Nacional de ColombiaPara quien ha vivido en constante relación con la tierra, y de la tierra se siente parte, no hay mejor regreso que a la tierra. Es un ciclo que devuelve la materia a la materia, los recuerdos a los recuerdos. La tierra recicla tu experiencia, tus amores y tus dolores, tus memorias, las guarda y las moldea para darles nueva forma. El barro se mezcla con la sangre, en una vasija de arcilla que se vuelve vientre protector de los restos de una vida, y a la vez futuro estomago de su digestión y vuelta al circulo. Los Incas utilizaban las vasijas para enterrar a sus difuntos, como nos explica y canta Atahualpa. Y la vasija de barro se transforma en símbolo de la historia de un pueblo, la memoria de una historia natural que se puede difuminar pero nunca llegar a borrarse, para que en cualquier momento un pueblo pueda cantar y contar su origen. Recordar el pasado siempre es necesario para entender el presente, y proyectar entonces un camino hacia el futuro. Esta vasija se hizo con muchas manos, y hoy en día reúne a las voces de Ecuador en un canto común que recorre raíces e historia, donde la muerte no es triste olvido del alma sino orgulloso y responsable camino del cuerpo.

Yo quiero que a mí me entierren
como a mis antepasados
en el vientre oscuro y fresco
de una vasija de barro

Alma guaraní

julio 26, 2013

Alma Guaraní 2013Los Guaraníes buscaban una tierra sin mal. Los principios sociales fundados en la integración con la tierra. Su idioma iluminaba los naturalistas occidentales por el detalle y el control impresionante  sobre flora y fauna, medio ambiental del que ellos mismos hacían parte. Para buscar una tierra sin mal hay que ser parte de la misma tierra, vivir en ella, sentir con ella. Saber como sentirla, saber como reconocerla y, si necesario, saber cuando dejarla. El pueblo guerrero que venia del norte a buscar tierras sin mal, encontró a los que venían del este a traer males a la tierra. Gente que sabía mucho de armas, pero casi nada de pájaros o de plantas. Hubo una integración, guerreros y jesuitas, que unió a los que controlaban las personas con los que controlaban el medio natural. La tierra paraguaya sigue llevando memoria de aquel compromiso en los nombres y en las palabras, y en la polka. Pero cuando un pueblo es parte de la tierra misma su destino está en el destino de la tierra, de sus caminos y de sus hojas, de sus rocas y de sus manantiales. Su fuerza y su historia están en la tierra. No se extermina un pueblo así matando a las personas, sino ahogando su alma. Y el alma guaraní está en la selva.

Raza del guayakí
la selva no te ha olvidado,
tu alma guaraní
perdura en el sueño amado
y desde el verdor del monte natal
la brisa sutil del tiempo estival
nos vuelve a traer tu voz secular

Sachal

junio 16, 2013

Sachal MusicLa música es un idioma sin fronteras y sin traducción, con muchos acentos pero sin palabras. Un sitar indio y una guitarra flamenca hablan el mismo lenguaje y cuentan las mismas emociones, pero con diferentes caracteres. Hay que saber escuchar, pero sobre todo hay que querer escuchar. Culturas diferentes para expresar las mismas sensaciones, reglas diferentes para comunicar los mismos sentimientos. La música no entiende de barreras, y los músicos tampoco. La geografía genera diversidad, la diversidad genera perspectivas, las perspectivas se mezclan, la mezcla lleva la cultura a lo más alto de su expresión, y de nuestra capacidad de comunicar y de compartir sin confines lo más bello y puro de nuestra mente.

***

Desde Lahore, Pakistán, Sachal Music propone una música transversal, en términos de cultura y de instrumentos. Un ejemplo, increíblemente efectivo, de un lenguaje tan universal como sincero.

La Siete

abril 7, 2013

Guillermo de la RocaEl siete de abril de 1840 una insurrección tucumana acaba con mucha sangre y una cabeza colgada en la plaza principal. Siete de abril es también el nombre de un pueblo en la misma provincia. Pero no se sabe porqué la “Siete de Abril”, una de las zambas más hermosas y nostálgicas, se llama siete de abril. Andrés Chazarreta la registra a su  nombre en 1916, pero resulta que no es el autor. Los tucumanos dicen que es tucumana, los santiagueños que es  santiagueña. Y las letras no dejan pistas sobre su origen. Las versiones son tantas y tan diferentes que la Siete de Abril es símbolo y concepto, más que melodía. Una de las zambas más zamba, homenaje puro y melancólico a los tres tiempos, y no se sabe de que habla, de dónde viene, y quién la compuso. Pero es demasiado hermosa, demasiado encantadora, demasiado zamba. Y es por eso que el Siete de Abril, sin saber porqué, es desde hace mucho tiempo el día de la zamba argentina.

***

Guillermo de la Roca es el autor que quizás más me ha aportado hasta ahora en el camino de pasión, estudio, y conocimiento de la quena. A través de la increíble limpieza de su sonido y de la exquisita melancolía de sus temas ha sido el autor que, conjuntamente con otros nombres como Hugo Díaz y Raly Barrionuevo, me ha trasmitido el sentimiento y la pasión para la zamba. Me hubiera gustado mucho conocer una versión de La Siete con su quena. Pero la grabó con la travesera, dejándonos la versión más dulce y más amarga de ésta zamba increíble.

Yōkoso

noviembre 27, 2012

Con cierta satisfacción por fin doy la bienvenida a un miembro más de la familia: al lado de quenas sudamericanas y bansuris indios, llega a mi equipo de instrumentos de viento un shakuhachi japonés. Viene desde Mejiro, en Tokio, una tiendecilla anónima de pocos metros que esconde raíces largas como siglos, núcleo de tradición de músicos y de lutieres, referencia internacional de una cultura tan antigua como aislada, y hoy en día peligrosamente cercana al olvido. La megalópolis ha digerido el pasado encajonándolo a veces sin mucha coherencia con un presente diferente, ajeno, e híbrido. En Tokio, donde los asombrosos rascacielos quedan protegidos por una infinita barrera de casuchas amontonadas en un perfecto orden caótico, lindo y aturrullado, y una impenetrable telaraña de cables eléctricos envuelve una vida frenética de neones y grandes almacenes, la cultura es pop, y la música tradicional son los Beatles. El tokiota promedio nunca ha escuchado un concierto de shakuhachi, y la palabra hoy en día se asocia sobre todo a alusiones sexuales que muy poco tienen a que ver con el canto del viento. Instrumento con una historia evolutiva bastante compleja, entre monjes vagabundos, sectas religiosas, samuráis sin espadas, y rituales milenarios, tiene hoy más y más perspectivas en los Países occidentales, entre quien valora la potencialidad de sus colores musicales y quien se pierde en sus capacidades psicológicas y meditativas. En esta búsqueda de mezcla y de contaminación, nosotros los europeos creo que hemos ido ganando, recibiendo más calidad y valores de los que hemos exportado. En estos años el baricentro cultural del shakuhachi ha estado en Colorado, y desde ahora éste instrumento también ha echado una semilla más: en Burgos.

***

Quenología

noviembre 11, 2012

Los instrumentos más antiguos hallados hasta ahora son huesos largos de aves con una escotadura en un extremo y unos agujeros en línea: quenas. Hablamos de treinta y cinco mil años. Y bien lejos de los Andes: Alemania. Por lo menos a los nueve mil años ya están en China. Esto ya daría para mucho hablar sobre la relación entre la cultura humana, la música, y la quena, con el cóndor que va pasando junto al hombre desde sus primeros pasos de enlace entre naturaleza y arte. Pero lo dejamos para otra vez, y vamos ahora al tema geográfico. Pues con estas fechas y con estas geografías, podemos suponer que las quenas estaban entonces por todos lados. Hoy en día en cambio hay solo dos culturas musicalmente centradas en instrumentos parecidos: Sudamérica (quena) y Japón (shakuhachi). Esto se puede explicar por lo menos con tres procesos diferentes: A) quena y  shakuhachi son “residuos” de una distribución mucho más amplia que se ha ido reduciendo; B)  quena y  shakuhachi han sido “reinventados” independientemente y no tienen nada que ver con aquellos instrumentos del Pleistoceno Superior; C) que sea residuo o reinvento, solo se ha afirmado en una de las dos áreas, que luego se lo ha pasado a la otra. Ahora hay que recordar que el poblamiento de América (alrededor de hace diez mil años) ha sido efectuado por pueblos asiáticos, probablemente por el Estrecho de Bering, o hasta por rutas más sureñas. Y también hay que notar que, por las mismas razones, las poblaciones sudamericanas y asiáticas comparten muchos rasgos faciales, lo cual quizás añade también cierta influencia anatómica a las elecciones musicales. Sea lo que sea, si tenemos en cuenta la proximidad geográfica y las relaciones antropológicas, los paralelismos entre quena y shakuhachi no tienen pinta de ser fruto de pura casualidad.