Entrequenas

febrero 6, 2017

angel-sampedro-2016b Ángel Sampedro del Río es constructor de instrumentos de bambú desde 1985, es especializado en acústica aplicada a instrumentos musicales, e investiga el origen y las propriedades  de la madera desde un punto de vista botánico y funcional. Es miembro y ha sido directivo de la Asociación Argentina de Luthiers, y es co-organizador de la exposición Luthería en Buenos Aires. Hace unos cuantos años (2010) nos habló del papel del luthier. Ahora, en una larga entrevista nos confiesa algunos detalles del … mercado de las quenas!

¿Qué características tiene el mercado de la quena hoy en día?

La quena es un instrumento por un lado versátil, por otro muy transportable y, además, remite a muchas personas a lo ancestral, a poder palpar los orígenes de la música (reales o presuntos) en su propia experiencia. Por ello, el mercado de la quena es bastante variado. También lo es, o lo está siendo, su variedad y modelos. Podríamos decir que el mercado y sus gustos han ido evolucionando, en lo que hace a músicos que pretenden hacer uso de la quena – ya que, como imaginan, también hay un mercado de las quenas de adorno, que se compran como regionales, que no voy a detallar. Sobre el mercado de la quena, existen distintas vertientes. Una importante, que se da también con otros instrumentos pero en la quena se manifiesta especialmente, es el hecho de que un músico tiene varios ejemplares. Esto excede el concepto de coleccionismo (que también existe, claro), y está justificado en la acústica y práctica de ejecución del instrumento. Considera que, a diferencia de otros vientos, la quena está muy poco estandarizada. Toda una gama de diferentes tamaños, escotaduras y biseles, espesores de pared, tamaño de agujeros. Si a esto le sumas las distintas tonalidades, y el precio relativamente bajo del instrumento, bueno, es normal que un solo músico tenga una buena variedad de quenas.

Entonces pocos quenistas pero con muchas quenas …

Sí, algo así, pero también hay muchos músicos de otras especialidades que quieren tener una quena, ya sea para uso profesional, o para tocar en sus ratos libres, o para viajar de vacaciones sin cargar otro instrumento más voluminoso y frágil. Esto abre todo un abanico, pero podría resumir en que dependiendo la seriedad y el compromiso del músico con su propio instrumento, termina eligiendo una quena de buena calidad. Esto es porque el músico avezado comprende y conoce que un buen instrumento te ayuda a ejecutarlo y desarrollarlo. Pocos o ningún músico va a ir a una casa de regionales a comprar una quena barata, de adorno, para probar, porque entiende que en realidad no está probando un instrumento, sino un adorno. El músico, ya sea guitarrista, vientista, bajista, percusionista, sabe valorar un buen instrumento y un buen fabricante, aunque aún no conozca sus pormenores. Los luthiers trabajamos mucho con este rubro de músicos no especializados en aerófonos folklóricos, y es tal vez con quienes más dialogamos, porque también hacen las mejores preguntas y nos obligan a pensar en nuestros instrumentos desde otro lado.

¿Y otras facetas más específicas del negocio?

Está el mercado dado por la sustitución de instrumento o por reparaciones. La quena es un instrumento bastante fácil de cuidar, y relativamente resistente, pero a veces nos confiamos de ello y termina por ahí, en un ensayo o grabación, o en un fogón. Y créeme, los peores enemigos de las quenas resultaron los perros y las sillas. ¿Cómo? Bueno, pues ya tuve varias decenas de reportes de quenistas que vienen y me dicen que necesitan reponer su quena, porque la agarró el perro (ya sea propio, del vecino, de la pareja). Y las sillas … pues no es la silla en sí quien atenta contra el instrumento y su vida útil, sino su uso indebido. Recuerdo un constructor de flautas irlandés que decía “las sillas son para sentarse, no para apoyar flautas”. Cuando tienes varias quenas que vas cambiando, las dejas donde te parece cómodo. Una silla vacía se ve como un espacio neutro, inocente; está justo a la altura para apoyarla y volver a tomarla cuando necesites. Pero quien se sienta puede no estar mirando lo que hay apoyado, y ¡crack! Los sofás son más sofisticados: bajaron su altura para que el cuerpo de quien se sienta haya tomado más aceleración, y con ello una rotura más eficiente; y además se valen de almohadones para camuflar las quenas y hacerlas víctimas más fáciles. Hay un gran número de quenistas que vienen al taller con su instrumento dañado o destruido por esta causa. Por caso, la sustitución de la quena es algo relativamente sencillo, pero a veces el músico quiere esa misma quena, reparada. No importa si es más caro que una nueva. Para ello, el luthier que se precie debe desarrollar técnicas de reparación y restauración; imprescindible para ello conocer muy bien el bambú (o las maderas) y su dinámica y comportamiento en el tiempo, y con los adhesivos, las lacas, etc.

¿Qué tal el negocio de la quena en las tiendas de música?

Es bastante curioso el hecho de que las tiendas dedicadas a instrumentos musicales no muestren gran interés por las quenas, o mejor dicho, en ellos suele darse solamente una competencia por precio, y no hay búsqueda de calidad. Los comerciantes intermediarios acuñaron el término de “tener vidriera” respecto a un producto, esto es, que luzca bien en un escaparate, y tenga un precio más bajo que lo que aparenta. Esto lógicamente origina una competencia por una estética, dejando el sonido en segundo o tercer término (total, piensan que las quenas “son todas iguales”). Yo te diría incluso que hasta la estética, en el sentido más puro de la palabra, está algo descuidada, en función de la apariencia. Hace años decidí no venderle quenas a casas de música, y recomiendo fuertemente a los músicos a no comprar en ellas, sino dirigirse a un luthier. Afortunadamente, no he necesitado nunca vender cantidad a bajo precio, que es el concepto de las casas de música, sino centrarme en la calidad. Incluso te diré, no seríamos buenos produciendo a bajo costo; para ello ya hay talleres o productores especializados en eso, muy abundantes por cierto en varias partes del mundo. La construcción de instrumentos de calidad implica métodos, diseño, procesos de producción controlados y optimizados … y los de baja calidad también! …pero son otros métodos. Por eso los buenos luthiers no suelen ser buenos productores de chafalonías, porque tienen su taller, su ingenio, su tiempo, su mente puesta en otra cosa. Por ello, la parte de la oferta controlada por las casas de música no se toca mucho con la parte, cada vez más grande, que le corresponde a los luthiers profesionales.

¿Cómo ha cambiado en los últimos años el mercado de las quenas?

Creo que, coherente con lo que dije antes, hay más aprecio por la calidad de una quena. Hace años, recuerdo, los instrumentos folklóricos se tomaban como venían, sin mucho cuestionamiento por su rendimiento, con una suerte de veneración ancestralista. Y con ello, se disculpaban gruesos errores de afinación o de terminación, considerándolos como parte de una tradición que el consumidor desconocía y pretendía respetar, o asumidos, cuando mucho, como una limitación  intrínseca del instrumento o su modo de construcción. Hoy se sabe bastante más qué pretender y como buscarlo, y así se ha ampliado el mercado de quenas de buena calidad. Con los años se fue estableciendo la diferencia entre lo que es un instrumento que se ejecuta en las comunidades, con una finalidad especificada por la tradición, y lo que es una quena con afinación temperada y ajustada al estándar de otros instrumentos. Lo que en un momento se denominó “quena criolla”, a diferencia de la quena tradicional, originaria. Pero este asunto creo da para todo un artículo.

[YouTube]     [Facebook]

One Note Fambro

febrero 4, 2017

Miche Fambro, increible voz, increible guitarra, zurdo, pero con las cuerdas diestras: los bajos, abajo. Impresionante. Os aconsejo echar un ojo a su canal de Youtube

El Vlado suelto

marzo 10, 2016

Vlado UrlichVlado Urlich es un quenista peruano afincado desde hace muchos años en Praga, República Checa. Empieza con su quena a los 12 años, ritmos andinos y folclore sudamericano, para pasar pronto a la fusión entre folk y sonidos más lejanos. Los cursos en el Conservatorio Nacional de Música y luego los sikus, la guitarra, el piano, el charango, las percusiones, la trompeta, alternando ritmos andinos y cubanos, el rock y la música clásica, moviéndose entre bares y conservatorios, entre teclados electrónicos y cuartetos de cuerdas, entre el público de las multitudes descamisadas y el de los restringidos círculos de melomános. A lo largo de su carrera toca y graba con Yawar, Antología, Marú, Lucho Quequezana, Mr. Loco, y Vivaldianno. Su primer disco solista se llama “Los Cuentos del Camino“, grabado en 2008 durante un periodo pasado en España. Ahora interpreta sus temas y sus arreglos con la Vlado Urlich Band. Enseña quena y siku. Online.

Como encontraste la quena?

Mi primer encuentro con la quena fue totalmente casual, cuando pasó un chico por la calle frente a mi casa tocando una  flauta. No sé qué melodía tocaba, solo recuerdo que el sonido de aquel  instrumento me atrapó. Salí a ver qué era lo que producía el sonido  hasta que se alejó. Pedí que me compraran mi primera quena.  Cuando mi padre trajo las quenas yo la recibí con mucha ilusión pero no pude sacarle sonido alguno, mi  hermano en cambio lo hizo sin problemas. Igual estaba decidido a tocar  aquel instrumento que me había maravillado así que aprendí las posiciones y poco a poco fui trabajando mi embocadura hasta lograr los  primeros sonidos.

Que tiene la quena de diferentes de otras flautas?

Cada instrumento tiene sus características propias, en la quena las más definidas son el bisel de la embocadura y el hecho de no poseer llaves. De hecho las primeras clases de quena suelen estar enfocadas a la producción del sonido y de encontrar la posición adecuada para la embocadura. Al no tener llaves hay que trabajar mucho para tocar algunas tonalidades y tratar de conseguir el mejor resultado posible, pero al mismo tiempo el no tener llaves nos permite por ejemplo hacer unos glissando bastante efectivos.

Tus quenas tienen cierto éxito en los ambientes de la música clásica …

La quena indudablemente está ligada a la música folklórica sudamericana. Es allí donde se ha desarrollado y nos ha brindado maravillosas piezas musicales. En estos tiempos los músicos siguen explorando con la quena, no es extraño oír una quena en un grupo de jazz, una orquesta de salsa o un ensamble de cámara. En todo caso es más común que hace 20 años. Justamente en el año 2012 empecé a hacer mis “Recitales de Quena” para un ensamble compuesto por quena solista, piano y cuarteto de cuerdas y con un programa basado en música académica y música peruana. En el repertorio incluyo obras de Telemann, Bach, Piazzolla entre otros además de música folklórica peruana arreglada para dicho ensamble. Yo creo que la quena encuentra nuevos retos al abordar estos lenguajes o estilos y  a su vez estos encuentran un instrumento nuevo.

Que aconsejas a los que se acercan a este instrumento?

El consejo para los que empiezan con la quena es estudiar, estudiar y estudiar.  Tienen que estar preparados para cualquier situación y hay que trabajar técnicamente el instrumento.  Teoría y mucha práctica.  No hay secretos, el instrumento les devolverá las horas que inviertan en su estudio. Aparte de escuchar toda la música hecha para la quena creo que es muy enriquecedor oír diferentes estilos. En mi caso empecé escuchando a los grupos de folk como Yawar, Illapu, Kjarkas, Wayanay y el trabajo de quenistas como Raymond Thevenot y Uña Ramos entre otros.

[www.youtube.com/vladourlich]

Treinta y cruz

junio 21, 2015

 

Jim Croce Jim Croce ha sido un cantante y guitarrista del folk norte-americano, cinco álbumes de éxito entre el 1966 y el 1973.  Una voz suave y muy personal, filtrada por dos majestuosos bigotes negros, una guitarra acústica con cuerdas empapadas de las combinaciones mágicas de aquellos años, mezcla de folclore, country, rock, y rhythm and blues, y canciones que cuentan con una espontaneidad entrañable historias sencillas sobre gente sencilla. Orígenes italianos (croce quiere decir cruz). En aquellos años hubo muchos folk-singers de este tipo, pero Jim Croce ha representado una síntesis muy particular de todo esto, con sus canciones y con su vida. Letras, ritmos, guitarras, melodías, es impresionante como una sola persona haya podido reunir a la vez todos los mejores componentes de aquellos tiempos y de aquella cultura. Y luego desaparecer. Esta historia no acaba como para muchos de los iconos de su época con una vida quemada al borde del extremo y una muerte escénica entre desgaste y gloria. No, el final llega con una gira densa de conciertos y una avioneta que se estrella contra un árbol al despegar, sin más, llevándose a Jim Croce y a todo su equipo. Un pecán, gigante vegetal del sudeste de Estados Unidos, gran productor de nueces que, por lo visto, era el único árbol presente cerca de la pista. Total, nada de vidas al limite y almas perdidas. Jim Croce, muy poco convencido del negocio musical, muy poco a gusto entre las luces de las grandes ciudades, decepcionado por las cutreces del mercado discográfico, más bien conformado con los elementos de su vida cotidiana. Y suma absoluta del folk, enseguida olvidada después del éxito y de su encuentro con el pecán. A pesar de la importancia que todavía se le reconoce, su nombre ocupa un rincón bastante abandonado, visitado casi solo en los recuerdos de los que vivieron aquellos años y aquellos ritmos, sin haber tenido (como en cambio han tenido muchos otros artistas asociados a un éxito rápido y puntual) la posibilidad de ser una referencia de nuestra memoria musical.

Jim Croce es entonces un ejemplo en dos sentidos. Primero, lo dicho, su música representa el alma total y redonda de una entera cultura. Es difícil encontrar una síntesis tan completa, tan limpia y suave, de un genero musical y de su momento histórico. Pero es también un ejemplo para entender algunas dinámicas que moldean nuestra memoria según cánones estructurados por leyes de mercado y dinámicas sociales. ¿Como es posible que una persona con estas cualidades y con esta fama, a pesar de ser increíblemente representativo de su expresión cultural en un determinado momento, no llegue a entrar en el patrimonio común de las generaciones siguientes? ¿Que mecanismos deciden quien pasa y quien no pasa, a corto y a largo plazo, la memoria de la historia?

En el caso de Jim Croce hay quizás por lo menos dos factores. Primero, una forma de vida sincera y sencilla, y una muerte poco llamativa. Es decir, poca cosa para una película de extremos y desgarros. Segundo, una actitud muy poco útil para promover el modelo “luces y estrellas del sueño americano”. Cuando intentaron llevárselo a Nueva York para que hiciese parte aquel espejismo social y comercial y de sus escenarios, se encontró bastante desafinado con el entorno, se marchó pronto a sus tierras y a sus trabajos, y grabó la canción “New York is not my home“. En fin, un gran ejemplo de artista, pero a lo mejor una difícil inversión para el marketing comercial e ideológico. Días después de su muerte su mujer, Ingrid, recibió una carta suya enviada poco antes del encuentro con el pecán. Esto de las giras no le gustaba, quería cambiar rumbo por algo que no le llevase lejos de su familia. Y terminaba diciendo: recuérdate, cuentan los primeros sesenta años, y a mi me faltan todavía treinta.

Aquellos ojos grises

mayo 25, 2014

Mariano Uña Ramos y su madre

Ha muerto Uña Ramos. Difícil en un blog como este hablar de una persona que tanto ha aportado a la quena y a la música sudamericana. Y a mi. Ha sido un representante cultural, un instrumentista sincero, un mensajero, un inspirador, un ejemplo, una parte importante de la historia de este instrumento y de su cultura. Como hombre de campo ha ido caminando hacía las grandes ciudades, y como hombre de la tradición ha recorrido el camino de la experimentación, puente entre dos tierras lejanas, separadas por la geografía de un océano y enlazadas por una historia cruel de violencia y conquista. Los montes humahuaqueños y las luces parisinas, las tarkeadas rituales y la quiete solemne de la filarmonica de Berlín. Mariano Uña Ramos ha cruzado el tiempo y el espacio, para entregarnos los cantos de sus tierras, y las emociones de sus vientos. Quiero solo agradecerle por lo que ha conseguido representar. Primero, por haber representado a su cultura, embajador y cantor de su gente, de su mundo lejano. Segundo, por haber representado un ejemplo y un estimulo, fundamental, con su estilo y con sus elecciones, enzima cultural, chispa, inspiración. Tercero, por su quena, libre, sincera, directa, y siempre humilde. La quena de Uña Ramos ha sido y sigue siendo una referencia de sentimiento y sencillez, una comunicación espontanea y emocional, cantada, hablada, la voz del viento. Hasta siempre, Maestro Uña Ramos.

***

Artículos: De Humahuaca a Berlín; Dolor en el viento; El adiós de la musica; Un profeta en otra tierra; Cenizas en Humahuaca.

***

Paco

febrero 26, 2014

Paco de Lucia

“Una grabación en vivo es un lujo, puedes sentir la respiración de los músicos que están a tu lado, es espontáneo, festivo, te lo pasas bien. A veces hay fallos, pero te encuentras en un estado de excitación, en el que la adrenalina te ayuda a encontrar soluciones, casi siempre sorpresivas y que a veces superan la composición original. Lo que sucede es real. La energía que se crea en el escenario nunca se conseguiría en un estudio de grabación. Allí te puedes acercar a la perfección, pero el alma de la música, es más probable que aparezca en un directo.”

(Paco de Lucía)

In volo

febrero 21, 2014

Francesco di Giacomo

Non mi svegliate ve ne prego
ma lasciate che io dorma questo sonno,
c’è ancora tempo per il giorno
quando gli occhi si imbevono di pianto,
i miei occhi … di pianto …