El canto del fauno

junio 15, 2014

Flautas de Pan (Edgardo Civallero 2014)Edgardo Civallero es editor de Tierra de Vientos, y autor sensiblemente comprometido con la divulgación musical y literaria, dedicándose en particular a la divulgación de la cultura sudamericana y de sus instrumentos. Tiene una experiencia profesional en archivos y comunicación digital, estando siempre  en primera línea a la hora de compartir información y conocimiento en el Web. Acaba de publicar on-line un libro dedicado enteramente a las Flautas de Pan. Aquí en una breve entrevista nos explica esta idea, otro de sus logros personales de lo que aprovechamos otra vez para saciar nuestro afán de conocimiento organológico y nuestra pasión para los instrumentos de la tradición y del folclore.

¿Cuáles son los contenidos y los objetivos de esta publicación sobre las flautas de Pan?

El objetivo principal del libro es elaborar un breve “catálogo” de las flautas de Pan (e instrumentos similares) de todo el mundo a lo largo de la historia. Para ello realicé un relevamiento documental (tanto bibliográfico como multimedia) de fuentes relevantes en las que se mencionara esta categoría de aerófonos, y recuperé desde datos básicos a detalles de construcción e interpretación del instrumento. El libro está organizado en cinco bloques, los cinco continentes. Dentro de cada bloque, he intentado seguir una secuencia cronológica que arranque desde las primeras apariciones de las flautas en registros arqueológicos hasta el uso actual, pasando por textos y obras de arte de la antigüedad, crónicas coloniales, etc. Si bien la documentación que encontré es muy variada, y el alcance, relevancia y profundidad de cada documento es distinto, en general he podido construir un panorama inicial que permita a los lectores aproximarse a un universo sonoro y artístico con siglos de historia a sus espaldas, y fascinante por demás.

¿Cómo está organizada la publicación?

En principio, publiqué un libro electrónico en formato .pdf, con todas las características de una edición “en papel”. Debido a la alta cantidad de imágenes contenidas en el texto, el peso de los archivos .pdf originales era excesivo para su almacenamiento y descarga libre en línea, de forma que habilité dos opciones: la descarga del libro en baja calidad o la descarga de los distintos capítulos independientes en calidad media. Al mismo tiempo, creé un espacio web gratuito de acceso libre a través del cual se pudiera acceder a estas dos opciones de descarga. Aprovechando la existencia de ese espacio, amplíe un poco el abanico más amplio de posibilidades incluyendo la lectura en línea (a través de Issuu), y produje una serie de textos breves de presentación, con numerosas palabras clave, que facilitaran el tráfico y la navegación en la web. En todos los casos, el acceso a los materiales es abierto y libre.

***

Aquí podéis acceder a la “Introducción a las Flautas de Pan“.

 

Anuncios

Vientos del Este

diciembre 1, 2011

Se le llama siku o zampoña a las flautas de Pan de Sudamérica. Con variaciones, desde la antara hasta el rondador, y con una nomenclatura muy heterogénea, variable, y no siempre unívoca. Y se les llama Flautas de Pan a todos los instrumentos parecidos, cañas de diferente altura atadas en secuencias de escalas de todos tipos, que cientos de veces se han reinventado en cada cultura y en cada rincón de mundo. Desde la siringa griega hasta una asombrosa multitud de variaciones locales, con antiguos pasados chinos y un recién folclore italiano. En Rumanía se le llama Nai, en su versión increíblemente moderna y ergonómica moldeada por la mente y las manos de Gheorghe Zamfir. Fue a través de este renacimiento instrumental que el Nai acabó también en la mente y en las manos de un chavalillo de Bucarest, que se empecinó en sacarle partido, y luego en sacarse a sí mismo de su tierra, llegando a Grecia. Y desde ahí,  Cenicienta musicológica que poco tiene de cuento, algo de suerte, y mucho de esfuerzo y mérito, encontrarse en una audición del Colegio de Música Berklee de Boston: la calabaza se transforma en avión, el trapo en visado, y el chaval se descubre joven promesa del templo mundial del jazz. Y las flautas de Pan, suave viento entre las cañas besadas por la luna buena, en las manos de Damian Drăghici se vuelven tormenta, cascadas de notas que arrasan el oído y queman el alma. Desde fugitivo clandestino hasta embajador cultural, que el circulo se cierre, y que la cultura del Este recoja lo que su viento ha sembrado, dejándonos aprovechar sus increíbles frutos.