Vientos de emigración

noviembre 20, 2013

Quenas_EBruner2012En España (como también en otros Países europeos) la música sudamericana ha tenido difusión y éxito hace unas décadas, sobre todo en aquellos momentos negros en los que los intereses sin escrúpulos del norte se aliaban a las dictaduras corruptas y violentas del sur, dejando manchas de horror y miseria humana en América latina. Hoy en día, a pesar del importante componente migratorio sobre todo desde Perú, Ecuador, y Argentina, en España la música sudamericana se limita a pocos aficionados, si la comparamos con otros géneros folclóricos o populares. Diferentemente de cómo ocurría a principio del siglo pasado con las grandes emigraciones desde Europa hasta América, los migrantes que ahora están haciendo el recorrido inverso parece que no se suelen llevar sus instrumentos y sus raíces musicales. Por la razón que sea, la música sudamericana hoy en día no encuentra en España un momento de gran difusión. Por esto es un logro y una satisfacción haber organizado un “día de la quena” en Burgos, corazón histórico de la cultura Castellana. El 5 de diciembre, en colaboración con la asociación  peruana “La Perla de los Andes” y con el apoyo económico y logístico del ayuntamiento, con motivo del Día Internacional de las Migraciones hemos organizado el encuentro “Vientos de Emigración”, dedicado a la quena andina. Abre el programa Luis Delgado, del Museo de Instrumentos Musicales de Urueña, con su competencia increíble en etnomusicología, introduciendo la relación entre música y emigración. El encuentro sigue con la aportación de tres quenistas “emigrantes”. Vlado Urlich, peruano de Praga, se conectará en vídeo-conferencia para presentar la actualidad de la quena. Edgardo Civallero, argentino de Madrid, presentará con un concierto didáctico los diferentes tipos de quenas. Yo, que soy italiano de Burgos, cerraré de forma más aficionada el encuentro con un taller de iniciación al instrumento, entre teoría y práctica, apoyado por otros tres compañeros que aportarán los sonidos de la guitarra, del charango, del cajón, y del bombo. Es un pequeño homenaje que hacemos a la cultura de la quena, y gracias a la participación de profesionales que nos apoyaran con sus experiencias y con sus perspectivas. Sobre todo es una apuesta, y un objetivo: lanzar anzuelos, anzuelos de caña, para que el encanto pueda conquistar a los que, aunque no lo sepan, están esperando.

[descargar programa]

Anuncios

Étnica en Evolución

noviembre 7, 2010

En el contexto quizás tal vez un poco viciado de la ciencia como entretenimiento, el Museo de la Evolución Humana de Burgos nos ha dejado disfrutar de una serie de conciertos de increíble calidad sobre música étnica. Bueno, encuentros más que conciertos, porque las actuaciones se alternaban con explicaciones y cuentos sobre los instrumentos y sus culturas. Ha empezado Jaime Muñoz, con un recorrido histórico y geográfico sobre las flautas, mezclando sonoridades orientales y europeas, antiguas y modernas, desde las más sencillas de simple hueso o caña hasta sus evoluciones increíblemente paralelas en todas las culturas humanas (confieso decepción quenantrópica cuando al final del viaje la única que evidentemente faltaba  era  la cultura andina y suramericana …). Luego, Luis Delgado, del Museo de Urueña, con decenas y decenas de instrumentos de todo tipo y origen, sus historias, sus magias, sus encantos acústicos y románticos … Aquí la componente de divulgación musical ha sido realmente admirable, fundamental, un viaje en los recursos musicales de poblaciones humanas tan lejanas como parecidas al momento de buscar placer en los sonidos, aunque sea con formas e ingenios diferentes. El último encuentro, con Serguei Sapricheff, ha abierto las puertas al mundo de las percusiones. África y  Mediterráneo, la cultura europea y el oriente medio, hasta llegar a la hipnosis de la música clásica hindú. Otra vez, lo que choca es el asombroso nivel de paralelismos culturales, a pesar de geografía, recursos naturales y materiales, y recorrido histórico. Un cierre inesperado, pasando de instrumentos milenarios a las posibilidades percusivas ilimitadas de las herramientas electrónicas (que aparte de ofrecer alternativas pioneras y ser espectáculo inolvidable para los niños, imagino sea también recurso económico primario para un percusionista moderno …). Pues, parece que la música étnica empieza a ser una opción rentable y atractiva para un publico que ya no está formado sólo por músicos exploradores e inquietos, un público mucho más heterogéneo, y quiero esperar mucho más disponible a descubrir el valor de la diversidad.